Home / Noticias / Noticias nacionales / Trump debe tener en cuenta que EU ya perdió una guerra comercial… contra México

Trump debe tener en cuenta que EU ya perdió una guerra comercial… contra México

Trump debería recordar que la última vez que sostuvo una guerra comercial contra uno de sus socios, las cosas no salieron bien para el país que ahora él preside.

Si Donald Trump aplica aranceles a las importaciones del acero y aluminio de EU, su administración debería recordar que la última vez que sostuvo una guerra comercial contra uno de sus socios, las cosas no salieron bien para el país que ahora él preside.

Y no tuvieron que ir muy lejos. En 2007, el Congreso de EU aprobó una decisión del entonces presidente Barack Obama para bloquear un programa piloto de acceso de empresas de transporte terrestre mexicanas a territorio de EU. Con ello, se obstruyó el avance de uno de los capítulos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que mandataba que para ese año los camioneros mexicanos pudieran cruzar la frontera con sus cargas, igualando así el sentido inverso de sus pares estadounidenses.

En consecuencia, recuerdan los economistas Klint Alexander y Bryan Soukup, en el Berkeley Journal of International Law se detonó lo que llamaron la “primera guerra comercial de Barack Obama”, la cual no fue positiva para ninguno de los dos países involucrados y que le significó al presidente de EU un saldo negativo en muchos bastiones demócratas debido al contraataque dirigido por su colega, el expresidente Felipe Calderón.

 

Esa respuesta, dicen los académicos, llegó en forma de aranceles de importación de varios productos, una medida similar a la que impulsa actualmente Donald Trump con su pretensión de subir entre 10 y 25% los impuestos a las importaciones de aluminio y acero de EU.

En 2007, dicen Alexander y Soukup, Calderón ordenó aranceles a productos que se transportaban dentro del plan piloto suspendido por EU. Así, México impuso tasas a productos como “árboles navideños, cebollas, peras, papas cambray, salsa de soya, agua mineral, semillas de girasol, fresas, vino, champú, pasta de dientes, desodorantes, cuadernos, cafeteras, gafas de sol, almendras, cerveza y pilas”.

El Departamento de Comercio refirió que las tarifas impuestas en represalia por parte de México “representan un ingreso perdido equivalente a las pérdidas que México afirma que ha sufrido debido al término del programa piloto”.

La orden de Calderón fue causar molestia y pérdidas económicas en regiones de donde provenían los legisladores que apoyaron el bloqueo camionero.

“Se trató de un movimiento calculado por México a fin de que líderes empresariales cabildearan en el Congreso de EU para reiniciar el programa de camiones”, refieren los investigadores. “Los funcionarios mexicanos afirmaron que simplemente se concentraron en exportaciones específicas de estados cuyos líderes políticos se opusieron al programa piloto”.

Esa táctica es una que ahora están tomando algunos países de la Unión Europea, que amenazan con imponer nuevas tarifas a productos estadounidenses, como carne, jeans y whiskey.

En 2007, el arancel más alto que impuso México a importaciones de su vecino y socio del norte fue a las uvas de California, con 45%. La represalia fue, en ese caso, contra las senadoras Diane Feinstein y Barbara Boxer, así como la representante Nancy Pelosi, todas del Partido Republicano, por haber apoyado el recorte a los recursos destinados al programa piloto de cruce fronterizo de camiones.

Otro estado perjudicado fue Oregon, que en ese tiempo vendía a México casi 750 millones de dólares anuales en productos como árboles de Navidad y diversas frutas. Como en California y otros estados como Ohio y Dakota del Norte, los exportadores afectados se ubican en regiones cuyos representantes federales aprobaron la suspensión del programa piloto.

A fin de cuentas, el programa se aplicó varios años después, pero el daño que causó la suspensión afectó mucho la relación con una enorme base de productores agrícolas en estados demócratas, muchos de los cuales seguramente le pasaron la factura al partido en las elecciones de 2016, en las que Trump ganó en bastiones del partido de Obama y Hillary Clinton.

Fuente: Forbes

About APIPEG

Check Also

12 retos económicos que enfrentará el próximo presidente

El IDIC enlistó una serie desafíos para el siguiente líder del país si aspira a encabezar …

SSL Certificates